NOTICIAS Y EVENTOS

CONTÁCTENOS

Los representantes están disponibles de lunes a viernes a partir de las 9 am a las 6 pm hora central.

1-800-443-1083
info@globaluniversity.edu
Prestando atención a Brent Vandermolen

por Carolyn Hittenberger 


"¡Si yo puedo hacerlo, también usted puede!” Así dice Brett VanderMolen, que junto con su esposa Susan sirven como misioneros de las Asambleas de Dios en Camboya. Brett es un carpintero de tercera generación. Él fue criado en un hogar cristiano, en una familia conocida y respetada en la comunidad. Él se casó con su novia de la escuela secundaria, y con un negocio de familia establecido, así es que parecía que su futuro parecía estar claramente marcado, siguiendo el buen modelo de los VanderMolen. 


Reconocimiento del llamado
En marzo de 1985, un año después de que se casó con Susan, ellos se pusieron de pie juntos y aceptaron a Cristo en una Reunión de Hombres de Negocios del Evangelio Pleno. Brett también recibió el bautismo en el Espíritu Santo esa noche, y Susan poco después. Brett dice: “Después de que Dios reveló su verdad a nuestros corazones se produjo un deseo de una comunión más profunda con Él.” Ellos comenzaron a asistir a la Calvary Assembly of God en DeMotte, Indiana, donde el Rvdo. James Clark era el pastor. El año 1988 comenzó un emocionante período de crecimiento espiritual. Ellos se trasladaron a Michigan donde sirvieron activamente en la iglesia a la que asistieron. Cada vez más ellos reconocieron que Dios los llamaba al ministerio de jornada completa. 


Confirmación del llamado
En 1994 ellos viajaron por un breve periodo a las Filipinas, para trabajar con un misionero de las Asambleas de Dios. Después de volver a DeMotte y a la iglesia Calvary Assembly en 1997, cinco más viajes de misiones siguieron. El concepto del ministerio de misiones de jornada completa comenzó a cambiar su perspectiva del futuro. Brett afirma: “Para ser sincero, esto comenzó la noche que entregamos nuestras vidas al Señor. Los años de espera y crecimiento, sueños y visiones que ambos de nosotros teníamos, y estos viajes de misiones, nos ayudaron a entender lo que Dios quería hacer a través de nosotros.” Del camino de lo familiar y previsible, Brett y Susan pasaron por la fe a una dirección que era extraña y desconocida.


Determinación en el llamado
Ellos entendieron que era importante obtener respaldo y una junta quien dar cuenta, por lo que formar parte de una fuerte organización misionera era imperativo. Después de ponerse en contacto con Misiones Mundiales de las Asambleas de Dios, ellos enfrentaron el desafío de cumplir los requisitos previos. Para convertirse en un misionero de las Asambleas de Dios, hay que obtener credenciales de ministro. Brett reconoció que esto significaría una educación cristiana a un nivel más alto de lo que él creía podría manejar. Desde que él era un niño se había sentido intimidado por otros niños que consideraba más "inteligentes" que él. ¡Él dice acerca de su educación temprana: “¡Mi única calificación A+ era mi grupo sanguíneo!” Él se preguntaba si sería capaz de tener éxito en los estudios necesarios. Para complicar aun más la situación, Brett sabía que él no podría asistir a una escuela residencial mientras trabajaba a jornada completa para proveer para su familia. Ellos tienen cuatro hijos, todos ellos eran adolescentes por ese entonces. Él necesitaba horas flexibles, antes que un horario de clases fijo. La siguiente barrera era el costo de la matrícula y los libros de texto. Ellos no tendrían que tener deudas antes de salir al campo misionero. 


Preparación para el llamado
El pastor Clark, quien todavía pastorea la iglesia Calvary AG, aconsejó a Brett considerar Global University. GU ofrece enseñanza a distancia flexible, y matrícula y textos económicos. A través de Escuela de la Biblia Berea, parte de Global University, uno puede estudiar cursos que preparan para obtener credenciales ministeriales. Era una opción perfecta. Brett y Susan habían comenzado los pasos para convertirse en misioneros asociados en Camboya. Mientras completaban aquel proceso, él estudió dedicadamente. A veces él luchó, pero trató con ello de día en día, hasta usando los cursos en su devocional personal. Él dice que algunos cursos, tales como el Libro de Hechos y cursos de predicación y enseñanza, le inspiraron mucho. Él fue motivado y creció con cada curso. Estudiar la historia y la fundación de las Asambleas de Dios le hizo agradecido de ser parte de la organización. Su primer año de estudio fue en línea, cuando él todavía vivía en los EE.UU. Cuando ellos estaban listos para ir a Camboya como misioneros asociados, donde él tenía acceso limitado a la Internet, Global University le envió sus libros de texto, aunque él estuviera a gran distancia. Allí en Camboya, otro misionero, Anne Greve, asesoró y animó a Brett a perseverar en sus estudios, aunque él estaba involucrado en el estudio de idioma y ocupado en el ministerio. 


Realización del llamado
Él completó todas las exigencias para recibir credenciales como ministro licenciado, calificándole para convertirse en un misionero designado de MMAD en el área de Ministerios de Misericordia. Actualmente él sirve en Camboya, su responsabilidad primaria es ministrar a niños en un Hogar para Niños de las Asambleas de Dios y en la Escuela Esperanza, con 370 alumnos desde preescolar al 12avo grado. ¿Valió la pena el esfuerzo? ¿El tiempo pasado en el estudio? ¿Los sacrificios? Ellos contestarían con un resonante "SÍ". El llamado de Dios todavía suena claramente en sus corazones y ellos se alegran de hacer lo que Dios los ha llamado a hacer. Su compromiso con el llamado de Dios ha impactado las vidas de sus hijos también. Aaron, 24, es un pastor de las AD, Adán, 22, es un misionero asociado en Camboya. Bethany, 20, se prepara para ser una profesora y Emily, 17, planea estudiar para el servicio misionero. Brett expresa su gratitud a Global University por la instrucción de calidad que ellos recibieron, y por ayudarles a cumplir los requisitos educativos para el ministerio. Él dice: “Los estudios hicieron que yo me familiarizara con la Palabra.” Él afirma que él crecía en el Señor a medida que él estudiaba. Como una palabra final de estímulo para nuestros lectores, Brett escribe: “Si Dios le llama, Él le equipará. GU ayudará con esto. Permanezca fiel a lo que Dios pone en sus manos para hacer… y no se rinda.”