NOTICIAS Y EVENTOS

CONTÁCTENOS

Los representantes están disponibles de lunes a viernes a partir de las 9 am a las 6 pm hora central.

1-800-443-1083
info@globaluniversity.edu
Una reseña de la vida de Dick Brogden

  por Carolyn Hittenberger

¿Qué conduce a una persona hacia un determinado momento en la vida o en el ministerio? Vemos a las personas a través del lente de quienes son hoy, sus implicaciones actuales, y donde se encuentran. La verdad es que todos empezamos en algún lugar, y hemos seguido un camino particular para llegar a donde estamos hoy. Reflexionar sobre el detallado plan de Dios para una vida individual es increíble y motiva a la humildad.

El Dr. Dick Brogden, co-fundador del ministerio Vive Muerto, sirve en este silencioso y dinámico programa, fundando iglesias y formando fundadores de iglesias en grupos de pueblos no alcanzados en el mundo árabe. Él es un maestro, orador destacado y respetado misionero. Él sería el primero en decir que esto no ocurrió de la noche a la mañana. Él ha caminado por una senda de vida cuidadosamente diseñada con lecciones que aprender, habilidades que pulir, relaciones que desarrollar y citas que mantener. Cada paso lo preparó para el siguiente, y en última instancia lo condujo a este ministerio eficaz.

UN HOGAR FORMATIVO

"Mi mamá y mi papá son mis héroes espirituales, ellos me enseñaron a permanecer en Cristo". Dick fue criado por sus padres misioneros en Kenia, en el este de África. Sus padres constantemente practicaban lo que predicaban, servían con compasión y vivían por fe.

De 8:00 a 10:00 a.m., cada día, Dick y sus dos hermanas sabían que su mamá y papá pasarían "un tiempo significativo con Jesús a través del estudio de la Biblia y la oración". Su hogar bullía con huéspedes, servicios y actividades de la iglesia. La hospitalidad era una forma de vida, una parte de su llamado. Dick afirma: "La vida significativa de ellos es lo que ha dado forma a todo mi enfoque al discipulado, ministerio y misiones".

Sus padres fundaron iglesias, ayudaron a fundar una clínica y establecieron un programa de alimentación entre un pueblo primitivo y nómade. Dick dice: "Estábamos en la iglesia todo el tiempo". A veces en swahili y a veces en inglés, predicaban y enseñaban, dirigían su misión y criaron a tres hijos. En medio de sus ocupaciones, dejaron tiempo para juegos familiares, música, senderismo y exploración de la belleza singular de la creación de Dios en África, su hogar de corazón.

Cada noche la familia se reunía en la sala de estar para cantar, orar y leer la Biblia. Luego, con besos de buenas noches sus padres acostaban a los niños. Dick recuerda que a menudo, después de las cálidas buenas noches, "mi papá se sentaba al piano e interpretaba himnos. Me encantan los himnos hasta el día de hoy porque me quedaba dormido con ellos cuando era un niño".

UN AVIVAMIENTO PERMANENTE

Cuando Dick tenía seis años él y un amigo africano llamado Jimmy recibieron a Jesús como Salvador, después de que su padre hubo predicado. (Jimmy sigue activo sirviendo al Señor, ¡en una iglesia fundada por los padres de Dick!) Dick lo describe así: "Mi salvación fue un continuo avivamiento antes que una decisión momentánea".

UNA IDENTIDAD EN DESARROLLO

Dick encontró difícil al principio, cuando a los siete años tuvo que dejar a sus padres para asistir a una escuela de internado. Allí Dick comenzó el proceso de aprender a confiar en Dios que es siempre fiel para toda la vida. Pronto, él desarrolló amistades con otros niños misioneros, muchos de los cuales están sirviendo actualmente como misioneros, y siguen siendo buenos amigos.

Durante esos años de crecimiento, Dick sobresalió en sus estudios y en los deportes. Cuando la escuela cerraba por vacaciones, Dick valorizaba el tiempo que pasaba en su hogar. Era libre para descubrir y desarrollar un sentido de quién era. Él recuerda: "Mi padre me dejaba ser un niño, y yo crecí bajo el sol abrigador de un hogar feliz y piadoso. Papá nunca me forzó a participar en actividades del ministerio, él sólo me dejó vivir, aprender y reír". Mientras Dick crecía espiritualmente los planes y propósitos de Dios se volvieron cada vez más evidentes.

UN LLAMADO QUE SE CLARIFICA

Cuando era todavía un niño, Dick sabía que Dios lo estaba llamando para ser un misionero.

Una noche en el internado, cuando tenía dieciséis, ese llamado se volvió más específico. El afirma: "Me quedé impresionado por el Dios de toda la creación, que quiere ser glorificado por cada pueblo. En aquella despejada noche africana sentí que Dios me llamaba para ser un misionero a esos pueblos no alcanzados".

Mientras estudiaba en la universidad, cuando Dick comenzó a orar por los musulmanes, Dios aclaró aún más el llamado. Él ministraría entre pueblos no alcanzados. Fundaría iglesias entre los musulmanes. En casa, durante las vacaciones de verano de la universidad, el padre de Dick le dio oportunidad y el estímulo a predicar. Allí comenzó su ministerio público.

UN COMPROMISO COMPARTIDO

Dick se dio cuenta de que si iba a casarse, su esposa tendría que compartir el mismo llamado que él. Un compromiso con él no sería suficiente para enfrentar los desafíos que requieren este tipo de ministerio. ¿Podría pedir a una mujer sacrificarse para caminar con él a través de riesgo e incertidumbre? ¿Encontraría alguna vez una mujer dispuesta a entregar todo para alcanzar a los perdidos?

Con toda sinceridad él escribió dos páginas de tamaño oficio con una lista de calificaciones que creyó que serían necesarias en una mujer. Mientras asistía al North Central Bible College conoció a Jennifer, una amiga de su hermana. Él dice: "Ella era hermosa, amable, modesta y tenía un llamado a las misiones". Ella encajó en su lista perfectamente. (Con la excepción de que ella no tocaba el piano. Él pensó que no era, después de todo, de vital importancia.)

UN COMPAÑERISMO PERDURABLE

Jennifer también compartió su firme compromiso y pasión de compartir a Jesús. Ella ha demostrado durante muchos años de ministerio, que Dios llama y capacita hombres y mujeres que voluntariamente se rinden a él. Ellos tienen dos hijos, Luke y Zack. En zonas donde el sólo hecho de ser cristiano pone en riesgo la vida, la familia ha llevado a Jesús al corazón del mundo musulmán desde 1992, primero a Mauritania, luego a Kenia, Sudán, y ahora Egipto. Ellos han invertido en vidas individuales, plantaron semillas y esperado largamente por el crecimiento.

UNA EMPRESA CONTINUA

Dick obtuvo una licenciatura de la North Central University y luego un doctorado en estudios interculturales del Assemblies of God Theological Seminary. Él sostiene que estudiar y aprender son actividades de toda la vida. Su interés particular era, por supuesto, misiones. Dick dice: "Yo quería una comprensión más profunda de la Biblia y las misiones, de manera que pudiera hacer un buen discipulado de aquellos que se convierten a la fe". Por la recomendación de dos amigos muy respetados, Dick investigó los programas de estudio de Global University. Encontró un programa flexible que permitía estudiar sin dejar su familia y su ministerio, precios moderados y cursos que son académicamente desafiantes, doctrinalmente sanos y espiritualmente inspiradores.

Mientras estudiaba en el Graduate Study Center en Nairobi, Kenya, Dick tuvo el privilegio de estudiar con líderes africanos. Él comenta: "La sabiduría de ellos era mucho más profunda que la mía, su carácter forjado en la dificultad, y su perspectiva de las Escrituras profunda y refrescante". El curso Teología bíblica de las misiones, tuvo un profundo impacto en él. Él dice: "Por primera vez, me di cuenta de que esa misión era EL tema de la Biblia, no sólo un tema. La enseñanza del Dr. John York le ayudó a abrir los ojos para ver el gran plan de Dios para cada pueblo de ser redimido, y glorificarle a Él en toda su plenitud. Lo sentía antes de esa clase; lo entendí y pude proclamarlo y enseñarlo después de esa clase."

UN MINISTERIO EN EXPANSIÓN

Después de muchos años de fundación de iglesias, Dick y Jennifer capacitan ahora equipos multinacionales y multigeneracionales para fundar iglesias entre grupos de pueblos no alcanzados. Su enfoque y el del ministerio Vive Muerto es compartir el evangelio de Jesucristo, y fundar una iglesia entre todos los grupos de pueblos no alcanzados en el mundo árabe. Los equipos se asocian con iglesias recién fundadas para levantar asambleas autóctonas que sean autónomas, se sostengan a sí mismas y se propaguen a sí mismas. Este ministerio implica sacrificio personal, difíciles condiciones de vida, incluso peligro potencial en zonas donde hay hostilidad hacia los extranjeros y las religiones extranjeras. Dick y Jennifer enseñan, entrenan, asesoran, dirigen, capacitan, asesoran y evangelizan. Ellos se sostienen en Cristo, sabiendo que este llamamiento sólo puede cumplirse si ellos viven entregados y fortalecidos por el Espíritu Santo.

El ministerio Vive Muerto promueve "una actitud de aprendizaje permanente". Dick afirma que sus estudios universitarios con Global le han ayudado a prepararse para este "ministerio y para el envío de más equipos, y ampliar las oportunidades de alcanzar a los no alcanzados". Él añade: "Los beneficios de una educación con GU continúan mucho después de que se completan los estudios formales. Estoy agradecido del personal y cuerpo docente de GU por sus incansables esfuerzos en hacer posible la preparación adicional para aquellos que viven y trabajan en áreas difíciles de nuestro mundo".

Dick y Jennifer, Global University les reconoce por vuestro servicio continuo y desinteresado.

Alan Redpath dijo una vez: "La voluntad de Dios... es el diario despliegue de un pergamino". Como sucede con Dick y Jennifer, Dios todavía está desplegando una detallada senda de vida, amorosamente diseñada para guiar a cada uno en sus propósitos. Que la experiencia de Dick Brogden le anime a seguir el llamado de Dios a medida que Él lo despliega delante suyo. Siga estudiando y aprendiendo. Dios le bendiga mientras busca la excelencia en el llamado de Dios para su vida.